SpaceX alabarda con éxito la finca cometido existente de un Falcon Heavy

Por @Wicho — 1 de Mayo de 2023

Posteriormente de varios retrasos primero por motivos técnicos –hubo que cambiar un motor– y luego porque la meteorología no colaboró esta pasada tenebrosidad un Falcon Heavy de SpaceX por fin lanzaba el mandado de telecomunicaciones ViaSat-3 Americas. Ha sido el botellín dispersión de un Falcon Heavy en una cometido existente; el sexto si contamos el dispersión inaugural con el roadster color cereza de Musk a lado.

Acompañaban al ViaSat-3 el Arcturus (AKA Aurora 4A) de Astranis y el G-Space 1 de Gravity Space, además conocido como Nusantara-H1-A, suficiente más pequeños los dos. El primero dará comunicación a Internet de pandilla ancha en Alaska a través de la empresa Pacific Dataport. El segundo servirá para que la empresa indonesia PT Pasifik Satelit Nusantara no pierda sus derechos para emitir señales de radiodifusión en pandilla Ka y pandilla Ku desde terreno geoestacionaria mientras no está presto el SATRIA-1, el mandado de telecomunicaciones que en realidad los usará para poco útil.


El ViaSat-3 Americas durante los preparativos para el dispersión – SpaceX


Arcturus a la izquierda; G-Space 1 a la derecha – SpaceX

A diferencia de lanzamientos anteriores de satélites con destino a terreno geoestacionaria el Falcon Heavy no los dejó en una terreno de transferencia geoestacionaria sino que los llevó casi a su destino. Eso alarga la vida útil de los satélites ya que tienen que ponerse menos combustible en alcanzar su terreno definitiva. Pero a cambio ha supuesto que ningún de los tres propulsores de la primera etapa ha sido recuperado, con lo que quienes somos de la rama del espaciotrastorno no hemos podido disfrutar del espectáculo de los dos propulsores laterales aterrizando juntos al terminar su cometido. No ha trascendido la emblema pero ViaSat ha pagado un plus por esto.

El propulsor central era nuevo; los laterales eran el B1052, que volaba por octava y última vez y el B1053, que llevaba a promontorio su tercer y zaguero revoloteo. Ha sido la primera vez que SpaceX lanzaba un Falcon Heavy en configuración no recuperable; por ello ningún de los tres propulsores llevaba aletas para maniobrar ni patas para aterrizar.

SpaceX sí que va a intentar recuperar las dos mitades de la cofia protectora, que ya habían volado en misiones anteriores; de hecho este revoloteo era el número 100 en el que se utilizaba una cofia reacondicionada.

Ha sido además el segundo de los cinco lanzamientos de Falcon Heavy que hay previstos para este año, aunque eso siempre depende de que las cargas bártulos estén listas a tiempo.

Relacionado,

Por TERABITE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo