Perfil conservador – Qué es, definición y concepto | 2023

Un perfil conservador (en finanzas) es aquel cuya preferencia inversora se zócalo en prescindir de rentabilidades elevadas a cambio de un aventura pequeño.

Por consiguiente, estamos frente a personas que prefieren ingresar menos y, a su vez, arriesgar poco o mínimo su patrimonio. Así, optarán por productos seguros con rentabilidades bajas. De esta forma, prefieren evitar las posibles pérdidas en el futuro.

Por ejemplo, un asalariado que quiere atesorar a amplio plazo y no está interesado en admitir riesgos. Opta por un fondo de renta fija, en este caso, obligaciones del Estado, que ofrece poca rentabilidad, pero el aventura de impago es muy pequeño.

El perfil conservador y el aventura

El aventura de una inversión se mide por la volatilidad del precio. Es sostener, por las variaciones de este sobre un promedio en un período de tiempo. De esta forma, si el precio sube y disminución de forma pronunciada, el aventura del activo es suspensión.

Un perfil conservador tiene inquina por el aventura y prefiere la seguridad sobre rentabilidad. Así, en ciertos casos, estarán dispuestos a admitir poco de aventura, pero siempre controlado. Pueden volver un porcentaje de su cartera en renta variable, pero siempre de empresas solventes.

El más extremo, preferirá siempre activos en deuda pública de países con buena calificación crediticia. En este caso, la rentabilidad es moderada o disminución, dependiendo de la situación macroeconómica y el aventura es prácticamente inútil en los países desarrollados.

Sin secuestro, incluso en estos casos el aventura existe, sobre todo en épocas inflacionistas. No perdemos hacienda respecto a su valía nominativo, pero si suben los precios, este pierde valía auténtico y, por consiguiente, poder adquisitivo. En consecuencia, el aventura cero es inalcanzable.

Perfil conservador e inversiones

Son personas con un carácter tranquilo y prudente, aunque en ocasiones demasiado prudentes. Por otra parte, toman las decisiones luego de meditarlas mucho, ya que su objetivo principal es evitar las pérdidas en lo posible y, sobre todo, conservar su hacienda.

La diversificación de una cartera es una de las formas de ceñir el aventura y obtener poco más de rentabilidad. Consiste en volver en renta fija, que aporta pocas ganancias, pero riesgos bajos, y renta variable, que tiene un aventura es longevo y aporta mayores ganancias.

Este tipo de perfil inversor optará por porcentajes adaptados a su personalidad. Así, una cartera (basada en la regla de Pareto) sería 80/20 (80% fija y 20% variable) podría ser una buena opción para una rentabilidad poco longevo, con el imperceptible aventura.

Recomendaciones para el perfil conservador

Veamos algunas recomendaciones y activos financieros adecuados para este perfil conservador:

  • En primer lado, debemos conocer adecuadamente nuestro perfil para designar el producto más apropiado. Hay que tener claro que somos conservadores. La forma de averiguarlo tiene una adhesión dosis de subjetividad y un habituado nos puede ayudar. Si quieres conocer tu perfil inversor, puedes hacer nuestro curso: Descubre tu perfil inversor.
  • Lo importante es escoger aquello que mejor se adapte a nuestras preferencias. Incluso, aunque optemos por inversiones con muy disminución rentabilidad, el aventura será todavía pequeño. Por otra parte, no hay que olvidar que este inversor planea a amplio plazo.
  • Los activos de deuda pública más habituales son obligaciones o bonos públicos, ya que estamos frente a inversores que piensan en el amplio plazo. Pueden designar poco de renta variable, pero siempre será de empresas solventes y con buenas políticas de dividendos.
  • Los depósitos bancarios son atractivos en épocas en que ofrezcan poco de rentabilidad. Por ejemplo, cuando los bancos centrales realizan políticas monetarias de subida del tipo de interés para contener la inflación.
  • Los fondos garantizados todavía son una opción interesante para este inversor. Su rentabilidad es disminución en relación con otros, pero garantiza hasta el 100% de la inversión.

Ejemplo de perfil conservador

Veamos un ejemplo de situaciones donde es aconsejable tener un perfil conservador y aquellas que es mejor evitar:

  • Cartera en renta fija: Esta es quizá la más frecuente. Aunque tiene la posibilidad de volver en variable, siempre será en empresas solventes y en porcentajes bajos.
  • Cartera de inversión 50/50: Estaríamos frente a una composición a partes iguales en renta fija y variable. En este caso, la rentabilidad es longevo que en la preparatorio, pero el aventura es moderado. No sería adecuada para un perfil de este tipo.
  • Cartera de hucha: Los porcentajes, en este caso, suelen ser muy altos para la renta fija, el 80% o más, y muy bajos para la variable (20% o menos). La que está basada en la regla de Pareto (80/20) podría ser una de las opciones en este caso. Todavía una regla de 90/10.
  • La cartera 60/40: Esta no sería adecuada para un conservador pintoresco, ya que la longevo parte se invierte en renta variable. Esto conlleva un aventura moderado o suspensión. Por supuesto, siquiera interesa una cartera solo en renta variable.

Por TERABITE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo