La maldición del rey Casimiro IV de Polonia, en la tolerancia de su tumba

¿Qué hay de cierto en las maldiciones de las tumbas de los reyes? A veces son ciertas. Al menos, los resultados.

Casimiro IV Jagellón fue rey de Polonia y Gran Duque de Lituania. Falleció en 1492. Casi 500 abriles a posteriori,  en 1973, 12 arqueólogos abrieron su tumba. 10 de ellos murieron a los pocos días. ¿Qué ocurrió?

Décadas ayer, en 1922, sucedió poco similar en la tumba del faraón Tutankamón. Varias personas que estaban en la tolerancia de la tumba o en la necroscopía a la momia, murieron a los pocos días o semanas. La prensa, como suele ser habitual, se apresuró a susurrar de la Maldición de la Momia, que hemos pasado en tantas películas y videojuegos.

¿Qué hay detrás de estas «maldiciones» de las tumbas de los reyes?

El rey Casimiro IV Jagellón de Polonia reinó entre los abriles 1447 y 1492. Su principal mérito fue anexionar Prusia, con territorios que hoy en día incluyen a Lituania y el ártico de Alemania.

La crimen del rey Casimiro IV

Según cuenta la web Grunge, Casimiro IV Jagellón falleció el 7 de junio de 1492, de causas desconocidas. Tenía 64 abriles.

Era un día caluroso, así que lo cubrieron con telas y resina, y lo metieron en un caja de madera. Más tarde lo enterraron en la Catedral de Cracovia, en Polonia. Esta es su tumba:

Tumba de Casimiro IV

Find a Profundo

Pasaron 500 abriles, hasta que un comunidad de investigadores pidió al Mitrado de Cracovia, el que a posteriori sería Papa Juan Pablo II, permiso para brindar la tumba con la intención de restaurarla.

El prelado se lo concedió, y el 13 de abril de 1973, 12 arqueólogos y operarios abrieron la tumba del rey Casimiro IV Jagellón. En meta, los restos estaban muy deteriorados, conveniente al uso de la resina, telas, y un caja de madera.

Dicen las crónicas que, en el momento de la tolerancia, los investigadores bromearon con la maldición de Tutankamón. Por desgracia, la maldición se convirtió en existencia.

A los pocos días, 4 de esos investigadores murieron. Unas semanas a posteriori, otros 6. En total, 10 de los 12 arqueólogos fallecieron al poco tiempo.

¿Qué había ocurrido? Una investigación determinó que la tumba y el propio caja tenían altas concentraciones de Aspergillus flavus, un hongo que se transmite por el corriente y es mortal en sistemas inmunitarios debilitados.

400 televisiones emitirán el Desfile Dorado de los Faraones: 18 faraones y 4 reinas trasladados en carrozas

¿Ocurrió lo mismo con la maldición de Tutankamón? Es un caso dispar porque algunas de esas muertes fueron por accidentes o infartos, poco que los expertos tachan de habitual en aquella época. Otros lo hicieron por infecciones, que además eran mortales en los abriles 20, porque aún no existían los antibióticos.

Un estudio tudesco de 1999 determinó que todas las momias egipcias examinadas tenían algún tipo de espora de hongos que son peligrosos para las personas con el sistema inmunitario débil.

 ¿La maldición del rey Casimiro IV de Polonia, o de Tutankamón? La ciencia nos dice que la causa fue los hongos que crecen entre la humedad y la podredumbre de los ataúdes, y que pueden ser mortales en personas con sistema inmunes debilitados por la tiempo, u otra enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo