Está en boca de todos: la nueva temporada de ‘Black Mirror’ es un regreso al estado de buena forma de las temporadas clásicas (es aseverar, las británicas) de la serie creada por Charlie Brooker. A posteriori de un aterrizaje en Netflix un poco deslucido (pese a que tuvo momentos como reducido notables, como el interactivo ‘Bandersnatch’), y una pausa durante la que el propio Brooker declaró que no tenía mínimo que murmurar (o dicho de otra forma: el enemigo había vencido), lo cierto es que ha vuelto con energía renovadas. Y el enemigo en casa.

El secreto de esta nueva temporada no solo es que explora texturas complementarias pero distintas a la ciencia ficción limpia habitual en la serie, como en el de primera episodio ‘Demon 79’, sino que se fija otros objetivos. La habitual obsesión de la serie con las redes sociales, internet y la despersonalización de la sociedad por pecado de la tecnología, y que en los últimos tiempos había mutado en un luddismo poco pedestre ha enemigo nuevos blancos a los que dirigir los dardos.

En el caso del magnífico primer capítulo de esta temporada, ‘Joan es horrible’, apunta a la mismísima Netflix. Se negociación de una historia que bebe de los clásicos esquemas de la serie, una bucle de paranoia y engaños que asfixian a un individuo, en este caso la Joan del título. Es una jefa déspota con una vida privada basada en mentiras y que un día, en una plataforma de streaming cuyo parecido con Netflix no es mínimo casual, Streamberry, descubre una serie en la que Salma Hayek replica su día con todo detalle.

'Black Mirror' desvela en su tráiler el inesperado objetivo de sus nuevos episodios: la propia Netflix

Por supuesto, en una plataforma tan aspecto al estilo Netflix, al día posterior Joan ha perdido su trabajo, sus conocidos y su pareja. Y aquí viene el intríngulis: cuando intenta poner coto a la serie, se encuentra con que la plataforma de streaming está blindada legalmente para espiarla y usar su imagen porque así lo ha consentido en las condiciones de uso al contratar el servicio.

La metáfora está clara, entre otras cosas porque no hay metáfora: fielmente, el episodio palabra de Netflix como una corporación maquiavélica que roba nuestros datos para su beneficio. Por supuesto, el episodio sigue en una bucle de delirios que entra en un simpático apelación meta, pero el mensaje principal es tan ácido que el propio Brooker se extrañaba en unas declaraciones recientes para Empire de que Netflix no le hubiera puesto ninguna cortapisa.

«No hubo ninguna examen, que yo supiera», afirma. «Lo cual es un poco decepcionante, porque estaría adecuadamente poder aseverar: lo hice de todas formas… ¡porque soy anarquista! Pero no». Así que ahí lo tenemos: Charlie Brooker descubriendo el terrible poder omnívoso de la industria del entretenimiento, capaz de devorar cualquier conato de rebeldía para convertirlo en un producto. La rueda sigue girando, amigos y amigas.

Encabezamiento: Netflix

En Xataka | Netflix comienza a ver la luz: su prohibición de compartir cuentas tiene por primera vez el propósito deseado

Por TERABITE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo