Estados Unidos anuncia una tasa del 30% para la minería de Bitcoin, por subir la luz

La minería de Bitcoin es una actividad en la ganan unos pocos, y paga todo el mundo. Eso se va a terminar, al menos en Estados Unidos.

La minería de , encima de ser enormemente contaminante, tiene otro «huella secundario»: cuesta pasta a todos los ciudadanos, porque hace subir el precio de la luz. El gobierno de Estados Unidos quiere remediarlo con una tasa del 30% al consumo eléctrico de las granjas de .

«Vamos a hacer que los criptomineros paguen por los costes que imponen a los demás«, ha dicho un representante de la Casa Blanca, en la presentación del tesina de ley que pretende aplicar una tasa del 30% a toda la electricidad que consuman las granjas de .

La propia Casa Blanca ha llevado a límite un estudio del consumo eléctrico de la minería del Bitcoin, y el resultado es abrumador: 50.000 millones de KWh, solo en 2022, y solo en Estados Unidos.

Eso equivale al consumo de todos los ordenadores y todos los frigoríficos del país, como se puede ver en esta gráfica.

Consumo del Bitcoin en Estados Unidos en 2022

Se queda muy cerca del consumo de todos los televisores de Estados Unidos.

Este elevadísimo consumo eléctrico, para beneficios de unos pocos, tiene dos graves consecuencias.  Por un costado, perjudica el medio concurrencia y el cambio climático, porque la mayoría de esa electricidad se genera con fuentes contaminantes, como el petróleo. No es casualidad que la mayoría de las granjas de criptomonedas estén en Texas, en donde el petróleo está de poco valor.

Encima, por el sistema del precios que tienen en Estados Unidos (y en la mayoría de los países), si en una zona hay un elevado consumo eléctrico, la electricidad está más demandada y sube el precio de la luz. En las ciudades cercanas a las granjas de criptos ha subido entre un 5 y un 10%, por esta causa.

Así que todos los ciudadanos pagan para que solo unos pocos se beneficien de las criptomonedas.

Una tasa del 30% para las minería de Bitcoin

Para intentar compensar estas pérdidas de los ciudadanos, el gobierno estadounidense ha presentado una propuesta de ley convocatoria el impuesto DAME (Energía Minera de Activos Digitales).

Su objetivo es aplicar una tasa del 30% a todo el consumo energético que generen las empresas de minería de criptos.

Es una ley controvertida, porque no está claro si ese pasta se va a terminar en las arcas del Estado, o se lo va a devolver a los ciudadanos para compensar la subida de la luz por la cercanía de una lechería de criptomonedas.

verticalImage1664553878677

Los afectados se quejan de que esta tasa hará que muchas pequeñas granjas de criptomonedas cierren, quedando solo las grandes empresas que concentren todo el poder, poco que va en contra de la filosofía del Bitcoin.

Ahora que parece que las criptomonedas se han recuperado de la crisis, hay que arreglar el tema del consumo eléctrico y la contaminación. Un impuesto adicional no parece ser las mejor alternativa, porque no reduce ningún de los dos problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo