El avión cohete de Virgin Galactic vuelve a planear casi dos primaveras a posteriori de su extremo planeo

Por @Wicho — 26 de Abril de 2023

El VSS Unity, el avión cohete de Virgin Galactic, volvía a planear hace un par de horas a posteriori de casi dos primaveras de su extremo planeo. Fue libre por su avión nodriza a una cota de 47.000 pies –poco más de 14 kilómetros– y nueve minutos a posteriori aterrizaba en la pista del Spaceport America.

VMS Eve, el avión nodriza, ya había vuelto al planeo a mediados de febrero. Y la semana pasada hicieron un planeo conjunto sin liberar el avión cohete.

Los objetivos del planeo de hoy eran evaluar el comportamiento del avión cohete durante el planeo tras las modificaciones a las que fue sometido en los meses en los que estuvo parado y compendiar datos sobre el nuevo pilón del avión nodriza durante el despegue y el medra con el VSS Unity acoplado.

El avión, volando de izquierda a derecha, ocupa el centro de la imagen, que tiene el horizonte inclinado, y en la que la tierra ocupa aproximadamente el tercio inferior y el resto lo ocupa el cielo


El VSS Unity durante el planeo – Virgin Galactic

Si los datos recogidos lo permiten el próximo paso será un planeo «al espacio» dos personas a los mandos y cuatro especialistas de la ocupación de Virgin Galactic en la cabina del pasaje para evaluar la experiencia del cliente tanto en planeo como durante los preparativos ayer del impulso del servicio comercial. Lo que dicen que está previsto para el segundo trimestre del año. Así que no les queda mucho para cumplir con esa aniversario. Sólo que no sería la primera vez que anuncian que van a principiar los vuelos comerciales y la cosa queda en mínimo. Y a lo mejor aunque la cumplan llegan tarde.

El extremo planeo al espacio del VSS Unity fue en el que Richard Branson iba a lado. Aunque algunas irregularidades durante el planeo le costaron a la empresa una bronca por parte de la Establecimiento Federal de Aviación de los Estados Unidos, que durante unas semanas le retiró el permiso para pirarse.

Son vuelos suborbitales que quedan por debajo de la columna de Kàrmàn, situada a 100 kilómetros de pico, que es la aceptada por la Convenio Aeronáutica Internacional como el término del espacio, aunque por encima de los 80 kilómetros que es el término que ponen los Estados Unidos. De ahí que entrecomille lo de «vuelos al espacio» cuando me refiero a ellos.

Durante ellos, en lo parada de la parábola que traza, el avión cohete y las personas y carga útil que van a lado experimentan unos minutos de caía fugado –lo mismo que experimenta la tripulación de la Tiempo Espacial Internacional de forma permanente– ayer de comenzar el descenso.

Virgin Galactic los vende como turismo espacial, pero incluso como vuelos científicos para hacer experimentos en caída fugado, o para el entrenamiento de astronautas.

Son 450.000 dólares por asiento, por cierto.

Relacionado,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo