Cartismo – Qué es, definición y concepto | 2023

El cartismo fue una corriente del movimiento trabajador que se desarrolló entre 1838 y 1848. Su objetivo era permitir la décimo de las clases trabajadoras en la política mediante el sufragio universal masculino.

Si previamente los movimientos obreros se habían centrado en conquistar derechos laborales, el cartismo supuso un paso más, pues buscaba la integración de la clase obrera en la política.

Su nombre se debe a la denominada Carta del Pueblo dirigida al parlamento sajón en 1838. Dicho documento reivindicaba, entre otras cuestiones, el derecho a la décimo en la política a través del sufragio universal masculino, un salario para los políticos, el derecho al voto secreto, la décimo parlamentaria y unas circunscripciones más igualitarias.

Orígenes y corrientes del cartismo

En el siglo XIX, con la industrialización de Gran Bretaña, las clases trabajadoras comenzaron a reivindicar derechos. Interiormente del movimiento trabajador, había quienes argumentaban que las conquistas laborales debían ir de la mano con una longevo décimo de los trabajadores en la vida política.

Así, Lovett defendía que los trabajadores, al tomar parte en la creación de riqueza, tenían derecho a tomar parte en la política mediante el sufragio universal.

Interiormente del cartismo se distinguieron dos corrientes. Entre los perfiles más moderados se hallaban Lovett y Owen. Con unas metas de carácter crematístico y profesional, entreambos eran partidarios de la ordenamiento de los trabajadores en cooperativas y de prescindir de los intermediarios.

Por el contrario, el ala más radical de cartismo estaba encabezada por líderes como O’ Brien y O’ Connor, que eran partidarios de acciones más agresivas y, en particular, de las huelgas.

Divisiones

El primer congreso de los cartistas tuvo circunscripción en 1839 en la ciudad de Londres. Los postulados de los más radicales se impusieron. El temor a duras protestas e incluso una huelga común se extendió entre los gobernantes británicos.

La respuesta de las autoridades británicas no se hizo esperar y se recurrió al ejército para tomar el control de las zonas industriales y aplacar cualquier tipo de protesta.

De este modo, surgieron tensiones entre cartistas moderados y cartistas radicales que terminaron por desembocar en una profunda división. Tras una dura represión, con el cartismo dividido y herido de homicidio, la clase trabajadora británica apostó por reivindicaciones y métodos más moderados.

Perfectamente es cierto que, pese a su fracaso, el cartismo sí consiguió salir ciertas reivindicaciones laborales. Prueba de ello fue el establecimiento de una recorrido profesional de diez horas en las fábricas.

Por otra parte, con el fracaso del carlismo, los obreros fueron conscientes de que, por sí solos, socialmente aislados, no conseguirían alcanzar las mejoras sociales deseadas. Por ello, en los abriles venideros apostaron por asociarse con las clases medias para conseguir sus objetivos laborales y políticos.

La Carta del Pueblo de 1838

Un documento esencial para entender las ideas del cartismo fue la señal Carta del Pueblo de 1838, destinada al parlamento de Gran Bretaña. Dicho documento reclamaba unos salarios más justos para los obreros, el derecho de los trabajadores a ser escuchados en el proceso de elaboración de las leyes y, fundamentalmente, el sufragio universal masculino.

La carta asimismo proclamaba que los trabajadores británicos eran hombres libres y, como tal, tenían derecho a tomar parte activa en la política. Así, el sufragio sería el contrapeso necesario frente a la opresión que practicaban las clases más acaudaladas y poderosas.

El sufragio universal masculino era una útil secreto en la décimo política, pero la carta asimismo abogaba por unas elecciones parlamentarias anuales. Asimismo, los diputados, en suscripción a su punto política y sus servicios al país, debían percibir un salario amoldonado a cargo del hacienda divulgado.

El final del cartismo

El líder cartista O’ Connor apelaba a los oprimidos, animándolos a tomar parte en protestas cada vez más activas y violentas. El 10 de abril de 1848 se esperaba una importante manifestación y, el gobierno, decidió invertir al ejército y a la policía para reprimir las protestas populares.

O’ Connor y los cartistas más radicales sucumbieron a la represión. Por otra parte, en el plano político, O’Connor quería trasladar al parlamento una gran solicitud política de 5 millones de firmas. Sin secuestro, la petición de O’ Connor reunió muchas menos de las firmas esperadas.

No obstante, el cartismo no significó un fracaso invariable. Entre sus conquistas se encuentran la recorrido profesional de diez horas en las fábricas, así como asimismo supuso una primera experiencia de la clase obrera con la política e impulsó a los trabajadores por combatir por su representación en el parlamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde tecnicastecnologicas.com

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo